Carrito de compras Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Continuar la compra Ir a la caja
5 consejos para comprar los mejores quesos de tu vida
   0 comentarios

Sí, siempre nos pasa. Entramos en una tienda de quesos y hay tanta variedad que no sabemos qué elegir... nos gustan todos: frescos, añejos, de pasta blanda, corteza lavada, enmohecidos, lácticas de cabra... pero hoy el cerebro lo tenemos de vacaciones y no está para grandes decisiones. Os damos cinco consejos para que tu compra sea un éxito y disfrutes como un ratón colorao. 

1. Elige una buena quesería 

Podríamos tirarnos flores y deciros que la mejor quesería del mundo mundial es la nuestra y que tienes que hacer la compra siempre en nuestra tienda, pero somos gente humilde y consciente de que en cada ciudad hay rincones queseros de primer nivel, dignos de conocer y que están deseosos de compartir su pasión a cualquier cheesefriendly que se encuentren. Aquí hay para todos. Lo que sí nos parece fundamental a la hora de comprar un buen queso es que elijas una tienda especializada en donde el protagonista sea el  QUESO con mayúsculas. Os desaconsejamos siempre los supermercados por razones obvias: suele haber quesos industriales en grandes cantidades y su estado de maduración y conservación, en muchas ocasiones, deja mucho que desear. Hoy en día San Google, nos lo pone fácil para encontrar esas pequeñas mecas del queso. Redes sociales, página web, opiniones en Tripadvisor o Google o si nos ponemos tradicionales, el boca/oreja siempre funciona. Todo vale para recopilar información y hacernos una pequeña idea del potencial quesero del establecimiento. 

2. Be quiet my friend...

¿Eres un buen amante...  del queso? Pues tómatelo con tranquilidad. A veces vamos tan deprisa por la vida que nos olvidamos de los pequeños placeres y para los que nos gusta el buen queso, entrar en una quesería y dejarnos embriagar por sus aromas es una de las cosas que más felices nos hace. 

3. Observa el género y no te asustes de los mohos

Parece mentira que con solo cuatro ingredientes (leche, cuajo, sal y fermentos lácticos) pueda haber tanta diversidad en el mundo del queso. Infinidad de formas geométricas y colores ante nuestros ojos. Es un placer para la vista verlos en las vitrinas como si de trofeos se trataran. Hay quesos pequeños y cremosos, redondos como balones, gigantes en forma de rueda, cilíndricos, en forma de cubo o de pirámide, con la corteza negra gracias a la maduración con carbón y blancos por dentro como la nieve. Fíjate en en las cortezas y en sus cortes. Algunos mohos son fundamentales en la maduración de muchos de ellos pero desconfía de aquellos que no sean propios del queso. Hemos visitado algunas queserías de renombre y nos quedamos patidifusos cuando vemos un Comté lleno de mohos azules que no deberían estar allí. De todos modos, todo se soluciona cortando y limpiando la primera capa, operación que harán si es una buena quesería.

Al mirar los quesos cual voyeur lácteo, las cortezas y las pastas de los quesos nos dice mucho del estado de maduración del queso. Por ejemplo un Brie de Meaux con la corteza muy anaranjada nos dice que el queso ya está evolucionado, algo amoniacal y es apto solo para unos pocos valientes. Un queso de pasta dura con grietas nos habla del deficiente estado de conservación y de que se ha secado demasiado. Los quesos necesitan humedad para evolucionar y mantenerse en buen estado.

quesos con buenos mohos

4. Déjate asesorar y ¡prueba!

Nos encanta recomendar a nuestros clientes y lanzarnos a recomendarles quesos según sus gustos y preferencias. Forma parte de la experiencia cuando entras en una buena quesería. Encontrarse con personas que realmente sienten pasión por el producto y lo transmiten nos dará pistas de la calidad de sus quesos. Aprovecha para probar algún queso in situ, aunque ten en cuenta que los quesos suelen estar fríos y no van a sacar todo su potencial.

5. Elije quesos de pequeños productores

Estos héroes y heroínas tienen que ser tu objetivo. Recuerda que cuando compras, eliges y la grandeza de un queso va más allá del buen sabor. Un queso artesano de verdad dice mucho de las personas, los rebaños (muchas veces los grandes olvidados) y la tierra donde se elabora. Cuando compres recuerda que los pequeños queseros, son los que día a día luchan por mantener viva la cultura y la verdadera esencia del queso en un mundo donde lo industrial y lo más rentable, económicamente hablando, se impone siempre.

 

Bola extra: sobre precios y cantidades

Para mucha gente los quesos artesanos son caros. Nosotros decimos que los quesos no son caros si no costosos. La producción de quesos de pequeños productores es laboriosa y suele empezar con una buena alimentación de los rebaños. Eso sumado a la elaboración del queso, su posterior maduración, en ocasiones de muchos meses, el transporte hasta el punto de venta y el margen de la tienda especializada hace que un buen QUESO de verdad, se vaya a los 20, 25 e incluso los 30€/Kg.

Siempre recomendamos comprar para consumir en una semana aproximadamente. Esto garantiza que los quesos estén en perfecto estado y que el disfrute siempre sea máximo. Si nos queda un trozo de queso olvidado en la nevera siempre podemos reciclarlo cocinando con él pero no es la finalidad principal para la que lo hemos comprado. 

En conclusión, nuestro consejo es comprar en tiendas especializadas que cuiden los quesos de verdad, nos asesoren bien y transmitan el buen hacer de los pequeños productores. Tomárselo con tranquilidad y elegir variedad y calidad, más que cantidad es fundamental para disfrutar de la compra. Así consumirás con placer y responsabilidad.

La Quesería Gijón

Comentarios!

* Nombre:
* E-mail: (No se publicará)
   Sitio web: (URL del sitio con http://)
* Comentario
Escriba el código